Las razones para adoptar una alimentación a base de plantas son múltiples, y sin duda, tiene muchísimos beneficios en diferentes campos o causas: proteger a los animales, el medio ambiente, la sostenibilidad alimentaria, la salud salud y nutrición. Ya hemos hablado de estos beneficios en notas anteriores, pero esta vez quiero platicarte sobre otros beneficios que tal vez no conocías o no los habías tomado en cuenta.

En el veganismo, puedes conocer tu impacto real llevando una alimentación basada en plantas.

¿Sabías que existe una calculadora en la que puedes determinar cuántas vidas animales, galones de agua, libras de granos, hectáreas de bosques, y libras de CO2, has salvado o ahorrado, en el tiempo que llevas comiendo una alimentación 100% basada en plantas? En el veganismo, al ser una postura ética, el tener una idea más concreta del impacto real que causamos en las vidas de millones de animales, nos motiva para continuar con una alimentación y decisiones de consumo más compasivas. Y, si a esto le sumamos los beneficios al medio ambiente, nos reafirma que hemos hecho una increíble elección.

El veganismo aporta a la conservación de especies y biodiversidad.

Según un reporte de la IPBES (,Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas), una plataforma constituida por las Naciones Unidas, la velocidad de extinción de especies animales y vegetales está acelerando constantemente. Actualmente, esto incluye a más de un millón de especies, muchas de las cuales podrían desaparecer en menos de una década.

Para los esquemas de producción actuales, se necesitan grandes extensiones de tierra para el cultivo de plantas destinadas al sustento de ganado. Por esto, los hábitats alrededor del mundo están siendo erradicados y explotados por la industria alimenticia. Las praderas norteamericanas, selvas tropicales del Amazonas, la cuenca del Congo y los bosques en la región este de los Himalayas son algunos de los ecosistemas más vulnerados por la deforestación y el exceso de uso de agua dulce. Esta destrucción ambiental afecta a especies como el jaguar, el oso perezoso, el elefante africano y el tigre de Bengala (WWF, 2017). Además, las especies de depredadores han sido severamente afectadas gracias  a las medidas de “control de depredadores” que es un programa para evitar que los grandes carnívoros amenacen al ganado aplicando medidas como cacería y envenenamiento.

A consecuencia de estos efectos, la WWF desarrolló los “seis principios Livewell”, con el objetivo de asegurarse que la población mundial pueda cubrir sus necesidades nutrimentales y evitar la desaparición de más especies, simultáneamente. Dentro de éstos principios se encuentran la reducción del consumo de alimentos de origen animal, y un mayor consumo de verduras, frutas, legumbres y cereales.

Una alimentación basada en plantas, que reduzca considerablemente o elimine los alimentos de origen animal, es más sostenible.

La producción de carne de vaca requiere 20 veces más tierra y emite 20 veces más emisiones de gases de efecto invernadero por unidad de proteína comestible, que las fuentes comunes de proteínas de origen vegetal, como frijoles, chícharos y lentejas. El pollo y el cerdo consumen menos recursos que la carne de vaca, pero aún requieren tres veces más tierra y emiten tres veces más emisiones de gases de efecto invernadero que los frijoles.

En lo que respecta al uso de recursos y los impactos ambientales, el tipo de alimento que se consume es tan importante, si no más, que la forma en que se produce.

Para facilitar a los consumidores la elección de una dieta sostenible, el Instituto de Recursos Mundiales, presentó una tabla de puntuación de proteínas que clasifica los alimentos desde el más bajo (alimentos de origen vegetal) hasta el de mayor impacto (carne de res), según las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas por gramo de proteína. Además, se observa que los alimentos de menor impacto son también los más baratos de comprar.

Aprende a hacer milanesas en minutos 👉🏼 Aquí

El veganismo impulsa la innovación y el desarrollo de nuevos productos alimentarios.

¿Te has dado cuenta de que cada vez existen en el mercado más opciones de alimentos 100% basados en plantas? Desde sustitutos de alimentos de origen animal, hasta nuevas formas de cocinar ingredientes vegetales, hoy en día es posible encontrar productos que no incluyen o requieren de ingredientes provenientes de animales, para ser atractivos, deliciosos y nutritivos. Esto no sólo beneficia a quienes llevamos una alimentación basada en plantas, sino también al mercado de los productos comestibles, a la innovación alimentaria, y a emprendedores creativos con ideas para desarrollar y ofrecer productos de calidad y de producción local.

El veganismo promueve la creatividad gastronómica

¿Te ha pasado que, desde que llevas una alimentación basada en plantas, has probado más ingredientes, más platillos, o formas diferentes de preparar los alimentos? Al tener tantas opciones de vegetales disponibles, una alimentación basada en plantas te permite explorar una infinidad de recetas, versiones “veganizadas” de platillos estándar, formas creativas de utilizar ingredientes vegetales, y nuevos sabores, texturas y combinaciones de alimentos. 

¿Qué otros beneficios inesperados del veganismo conoces? No te olvides de explorar las distintas secciones de Love Veg para que conozcas más sobre llevar una alimentación basada en plantas, y recetas deliciosas que seguro querrás preparar.

¡Comparte esta información y comienza hoy, que para luego… es tarde!