La quinoa es un superalimento que no puede faltar en tu alacena. Es muy nutritiva: su alto aporte de proteínas (contiene todos los aminoácidos esenciales), su contenido de calcio, potasio, fósforo, hierro y zinc, además de vitaminas del complejo b y vitamina e y su bajo contenido en grasas saturadas, hacen de ella un alimento perfecto.

La quinoa se puede preparar igual que el arroz y usarse con legumbres, verduras o ensaladas. Pero para que la disfrutes al máximo y le saques todo el provecho a este estupendo seudocereal, te presentamos otras formas de usarla en tus preparaciones.

 

1.Como relleno de vegetales

En muchas recetas de verduras rellenas sugieren que utilices frijoles o arroz. Puedes usar la quinoa para, por ejemplo, disfrutar de unos deliciosos pimientos rellenos que te aportarán fibra y nutrientes adicionales.

2.En tus desayunos

Igual que comes avena por las mañana, usa la quinoa como cereal en tus desayunos. Tómala sola o con leche vegetal y una ventaja es que combina con todo, añádele frutos secos y una buena porción de fruta ¡Te encantará!

3.Úsala también cruda

Puedes tener siempre a la mano quinoa germinada y lista para usar en cualquier receta si luego de lavarla bien la remojas en un bol de 4 a 6 horas y le cambias el agua volviéndola a dejar en remojo cada 6 horas por uno o dos días. Métela en la nevera y consúmela en menos de tres días.

4.En recetas de dulces

Para tus galletas y bizcochos puedes usar la quinoa tanto en harina como cocida, germinada o inflada. La chef Virginia García del blog Gastronomía Vegana recomienda especialmente usarla en está última forma porque hace que todo quede más ligero y crujiente. ¡Anímate a probarla!

5.En batidos

Los batidos o smoothies son una excelente de forma de consumir frutas y vegetales porque no requieren mucho tiempo para su preparación y consumo y lo podemos tomar a cualquier hora del día. Si les añades quinoa estos serán más cremosos y, por supuesto, mucho más nutritivos.

 

Como puedes ver, la quinoa es tan versátil que puede ser usada en cada comida del día. ¡Puedes conseguirla en tiendas y supermercados y aprovechar todas sus beneficios!