Cada año el 20 de marzo se celebra en todo el mundo el Día Mundial sin Carne. Si te estás preguntando de qué va todo esto de celebrar un día así, hoy te contamos que son tantos los beneficios que trae reducir o eliminar por completo el consumo de carne que ¡se tuvo que fijar un día para celebrar esta iniciativa!

Seguir una alimentación basada en plantas es una de las mejores decisiones que podrías tomar porque no solo trae beneficios directos para ti sino que al hacerlo tu impacto se multiplica y beneficia al planeta y a los animales. Te conviertes en ese agente del cambio que el mundo necesita tanto actualmente. ¿ No te parece increíble que una acción que está completamente en tus manos puede ser tan impactante?

Pero no te diré más porque estos 3 motivos principales por los cuales sumarte al Día Mundial te lo dirán todo:

1. Tu salud (lo que viene es maravilloso)

La evidencia científica continúa demostrando que consumir productos de origen animal como la carne puede suponer un mayor riesgo de sufrir enfermedades, algunas de ellas muy graves como ataques al corazón, diabetes y varios tipos de cáncer.

Los estudios científicos han señalado que las grasas saturadas que contienen los productos de origen animal causan estas enfermedades que pueden ser mortales. Según un estudio de la Universidad de Loma Linda realizado en 76,000 personas, aquellas que seguían una alimentación basada en plantas tenían un 12% menos de probabilidad de desarrollar estas enfermedades y aumentar el riesgo de muerte durante los siguientes 6 años que aquellos que consumían carne. 

Te interesará: 5 enfermedades que evitarás si dejas de comer carne

2. Los animales (cuentan contigo)

La mayoría de nosotros rechazamos la crueldad hacia los animales. Nos indignamos cuando en las redes llegamos a ver algún vídeo o noticia sobre un animal que haya sido maltratado o sometido a algún tipo de abuso. 

Precisamente, y porque está muy consciente de esto, la industria ganadera mantiene oculto por todos los medios de los que dispone el inmenso sufrimiento que le provoca a los animales que utiliza. Las prácticas legales que aplican en ellos son sumamente crueles de por sí porque implican mantenerlos hacinados, mutilarlos, que vivan con enfermedades que no son atendidas, obligados a reproducirse en contra de su voluntad y a ser separados de sus familias. 

Pero, además, la violencia que sus cuerpos soportan como los golpes, torturas y todo tipo de crueldad son comunes en la industria. Esto es el día a día de los animales que nacen para ser convertidos en carne o para que se obtengan de ellos productos como la leche y los huevos. Ningún animal debería pasar por esto y son tantas las opciones con las que contamos para alimentarnos, todas sanas y nutritivas que vale la pena comenzar a probar.

¿Te das cuenta de lo mucho que puedes impactar en todo al comenzar a reducir tu consumo de carne? Y no te preocupes porque estamos acá para ayudarte con todo nuestro material a tu disposición.

Para ti: 5 desayunos fit fáciles para llevarlos a todos lados

3. Nuestro planeta (tú único hogar lo está pidiendo)

Mucho se habla de la necesidad de reciclar y de reducir nuestro consumo de plástico para proteger el medio ambiente y también cómo esto ha provocado una verdadera crisis en los océanos pero, ¿qué pensarías si te digo que una acción tan sencilla como echar al carrito del supermercado un producto en lugar de otro tiene el poder de reducir drásticamente nuestro impacto en el planeta? 

¿Por qué? Porque dejar de comprar productos que favorecen a la ganadería industrial y comenzar a comprar productos sostenibles, es el acto más eficaz para cambiar a todas las industrias que producen lo que comemos. Nuestro actual sistema de producción de alimentos basado en la ganadería está devastando al planeta al ser esta uno de los factores principales del cambio climático y responsable de un gigantesco derroche de recursos como el agua y las tierras.

Las siguientes cifras revelan la ineficiencia de este sistema: 

  • Producir un kilo de carne requiere 16.000 litros de agua. La cantidad de cereales que se emplean para producirlo puede alimentar a 150 personas, en contraste con las 8 personas que solamente podrían comer de ese kilo de carne.
  • El 40% de los cereales que se producen en el mundo se destina exclusivamente para alimentar animales para producir carne. Según el informe “Perspectiva Medioambiental Global” de la ONU“, la agricultura utiliza en promedio el 70% de los recursos de agua dulce y en algunos países la cifra llega al 90%.
  • Una persona que consume carne necesita 6.100 litros de agua por semana, lo cual equivale a una cantidad de agua suficiente para beber por 8 años.
  • La ganadería industrial y los pastos para alimentar a los animales ocupan el 45% de la tierra habitable en el planeta.
  • La deforestación en la Amazonia creció 50% en 2019 con la ganadería ocupando el 80% del área deforestada.
  • La industria ganadera produce el 15% de los gases de efecto invernadero.
  • Según un estudio de la Universidad de Oxford, en el año 2050 la mitad de estos gases serán producidos por nuestro actual sistema de producción de alimentos.

La mayor amenaza de nuestros tiempos es el cambio climático. Y cuando entendemos que la ganadería industrial es uno de sus factores principales comprendemos también la importancia de comenzar a reducir nuestro consumo de carne.

Recordemos que todo esto que tiene lugar a costa del peor maltrato animal conocido y con graves riesgos para nuestra salud puede ser evitado con una acción tan sencilla como elegir elegir un producto vegetal que es sostenible, más sano y para cuya producción ningún animal tuvo que sufrir en lugar de aquellos que nos ofrece la industria ganadera.

Un futuro para todos es posible y afortunadamente está en nuestra manos.

¡Anímate a probar y comparte!

Te puede interesar: Descarga aquí tu recetario de hamburguesas vegetales