Aurelio y Lily Arias, una pareja de inmigrantes mexicanos, fundaron el restaurante El Palote (el primero y único en su estilo en Dallas, Texas) a raíz de una crisis de salud que los llevó a modificar la forma en que se alimentaban. Poco antes de cumplir los 40 años, Aurelio sufrió un ataque al corazón, pero a pesar de seguir el tratamiento indicado por sus médicos, sus niveles de colesterol no estaban bajando como se esperaba.

En la búsqueda de otras alternativas, Aurelio revisó un libro que trataba sobre las implicaciones que tiene para la salud una dieta basada en productos animales y comenzó a cambiar su forma de alimentarse. Eliminó toda la carne y otros productos de origen animal y, como era de esperar, muy pronto llegaron los cambios: su salud mejoró considerablemente y los resultados de sus exámenes también.  

 

Lily comenzó a idear nuevas recetas para ofrecer a su marido que ahora seguía una alimentación basada en vegetales, pero siempre teniendo presente que deberían tener un toque mexicano. A Aurelio y Lily, que ya vendían pan entre sus vecinos, les comenzó a ir tan bien con aquello de preparar platillos vegetarianos que su hijo mayor les sugirió que abrieran un local.

 

Te puede interesar:  10 restaurantes con opciones 100% vegetales en CDMX

 

La mayoría de los platos típicos mexicanos siempre tienen carne o grasa animal entre sus ingredientes principales, y es por eso que en sus inicios el restaurante El Palote solo ofrecía comida vegana una vez por semana. Pero los platillos veganos tuvieron tanto éxito, que rápidamente el restaurante se dio a conocer entre la comunidad vegana de Dallas, y Aurelio y Lily terminaron teniendo un menú exclusivamente vegano.

 

El restaurante ofrece platillos típicos como tacos, enchiladas, flautas, tamales y burritos sin carne u otros ingredientes de origen animal. De igual manera, se pueden encontrar también tacos y 5 estilos diferentes de tortas. A un año de haber abierto, El Palote ya se ha convertido en un referente para todas las personas que se interesen por disminuir su consumo de carne pero que sucumben ante las delicias de la cocina tradicional mexicana.